menu-top

Una Historia de Superacion

Llegó a Buenos Aires por un pre infarto, y pasó de cartonero a director de radio por un sueño

MARTES 26 DE DICIEMBRE DE 2017 • 19:12

Alejandro Gorenstein
PARA LA NACION

Juan Ramón Nuñez (44) nació en Corrientes pero se crió en Puerto Iguazú (Misiones), una ciudad con la que se identifica mucho ya que ahí vivió gran parte de su vida. Desde los 16 años realizaba tareas solidarias y comenzó a trabajar en la radio del pueblo como periodista deportivo, algo que imaginaba sería su futuro.

Desde chico siempre había soñado con tener su propia radio. De hecho, durante 10 años había ahorrado $18.000, pero las cosas no siempre salen como uno las planea. En el 2001 lo perdió todo como consecuencia de un robo que le provocó un pre-infarto y lo tuvo nueve días internado con un cuadro severo de deshidratación. Estuvo un mes y medio sin poder moverse del hospital y ante la desesperación la familia decidió trasladarlo a Buenos Aires.

Un sueño que no tiene límites

No fue fácil volver al camino de sus sueños. Durante los primeros tres meses se desempeñó como agente de seguridad en un supermercado y el único lugar donde pudo alquilar una casa fue en Ciudad Oculta, lugar donde sigue viviendo hasta el día de hoy. Como consecuencia de otro robo, y por pedido de su familia, decidió dejar ese trabajo y como le recomendó un vecino del barrio empezó con un carrito a recolectar cartones. No le quedaba otra opción: debía mantener a su mujer y a sus ocho hijos.

Sin embargo, Juan sabía que por su problema de salud no podía continuar con ese trabajo por mucho tiempo más. Por aquel entonces hacía cuatro viajes por día con un carro de 120 kilos de cartón y el cuerpo comenzaba a pasarle factura.

Su familia estaba preocupada de que volviera a tener un infarto. Pero lejos de caerse, una vieja agenda con teléfonos de Misiones lo motivó a pensar que era el momento para empezar a hacer realidad su gran anhelo. ¿Por qué no? Ni lerdo ni perezoso se comunicó con un técnico de radio para que le cotizara un presupuesto para armar su propia radio. En ese momento parecía una locura, una utopía. Pero para él se trataba de un desafío y de la posibilidad de hacer realidad un viejo sueño. “Hice un cálculo de cuántos cartones vendía por semana y por mes para ver cuánto dinero podía juntar, eso me dio un número, empecé a buscar presupuestos de antenas, cables y cada tres meses iba comprando algo para la radio y dejé el transmisor para lo último. Cada vez iba viendo que me faltaba menos y era un incentivo”.

“La Milagrosa”

El 16 de septiembre del 2005 Juan realizó la primera transmisión en su radio “La Milagrosa” (FM 100.9), aunque la inauguración formal llegó dos años después. “Le puse ese nombre por una cuestión de fe porque pasamos muchas cosas con mi familia, entre ellas, varias veces tuvimos que salir a pedir para no pasar hambre. Pero siempre fuimos devotos de la Virgen de la Medalla Milagrosa y en el peor momento de mi vida le había hecho una promesa que si yo me sanaba y llegaba a hacer la radio le iba a colocar ese nombre”, se emociona Juan.

La radio, desde un principio, fue pensada por Juan para trabajar y poder generar ingresos. Pero también tenía como objetivo involucrar a los vecinos y, de esta forma, evitar que se introdujeran en el consumo de drogas. Cuando se inauguró la emisora, cuenta Juan, fue todo un acontecimiento para el barrio. Los vecinos comenzaron a acercarse, querían conocer, tenían curiosidad. Se trataba de una radio de puertas abiertas, las personas conocían el proyecto y tenían ganas de hacer un programa de radio. Entonces, convocaron a periodistas de distintos medios y arrancaron con un taller de tres meses que contó con 19 alumnos que se quedaron trabajando en la emisora.

“La Milagrosa” trabaja como una cooperativa y tiene convenios con instituciones como el ISER y ETER para que los jóvenes puedan formarse. “Lo que más apuntamos es a la formación, la inclusión de los pibes pasa por ahí. Además de cursos de radio brindamos cursos técnicos, de organización de eventos y lo que se busca es poder generar espacios donde los chicos puedan estar ocupados en distintas tareas y así poder lograr que no estén en las esquinas consumiendo”.

Transformar y trascender

En la actualidad la radio se transformó en la Asociación Civil Colectivo de Comunicación Popular La Milagrosa, cuyo presidente es Juan abocado a la coordinación y a la gestión del equipo de personas que manejan la emisora. “La mayor satisfacción que tengo es cada vez que un pibe se recibe, que una piba de la villa se sumó a un taller y hoy es locutora, saber que un pibe es operador técnico de una radio muy conocida, el reconocimiento social y los premios que tiene la radio. Parece increíble que hayan pasado ya 10 años y que se haya armado un proyecto tan importante”.

Y si bien disfruta mucho del presente de su trabajo y de su familia, pese a haber logrado todo lo que se propuso, el motor que lo impulsa y no lo hace claudicar con sus sueños parece que nunca se detiene. “Me encantaría que la radio siga creciendo técnicamente, que deje ser una radio barrial y que tenga un gran alcance. Es un camino largo, pero consideramos que si pudimos transformar a muchos pibes de algunos barrios del sur de la ciudad con casi nada, si nos escucha más gente imagino que la transformación se puede multiplicar mucho más”.

Palabra de especialista

El psicólogo Gabriel Romano, coordinador general de la Red Argentina de Salud Mental, se refiere a la capacidad que tenemos las personas para salir adelante y cumplir nuestros sueños. Escucha el audio completo:

Audio:

Diseño y desarrollo BarcoDG