menu-top

Psicoterapias convencionales

 La psicoterapia conforma  un conjunto efectivo de técnicas articuladas para entender y resolver las sensaciones, sentimientos, conflictos y trastornos que conmueven al ser humano.

El objetivo primordial de un proceso psicoterapéutico es que el sujeto se (re)conozca mejor a sí mismo, y logre identificar con mayor presteza y profundidad ciertos aspectos de su personalidad, para poder generar las mejores estrategias orientadas a solucionar aquello que lo afecta.

Agrupamos en terapias convencionales a los tratamientos psicológicos que abordan las alteraciones emocionales de todas aquellas personas que no se encuentren atravesando una patología específica, ni del campo psíquico (como las drogadependencias o el stress post-traumático), ni enfermedades orgánicas graves (como el cáncer y las infecto-contagiosas).

Nos referimos a aquellos tratamientos de personas que, aunque adaptadas a la vida cotidiana, requieran calmar ansiedades, procesar duelos complejos, superar estados depresivos leves, moderar impulsos, desanudar inhibiciones y fobias, liberar represiones, construir nuevos vínculos saludables y potenciar recursos personales, entre otros.

En estos casos las variantes que ofrecemos son: Terapias Individuales y de Pareja.

La Terapia Individual se trata de un encuentro personal con el profesional asignado durante un lapso de 50 minutos y con una frecuencia semanal a determinar en las entrevistas iniciales. Esta modalidad resulta adecuada para resolver las problemáticas propias y exclusivas del plano íntimo del paciente, como así también, el poder facilitar, estimular o desarrollar nuevos recursos psíquicos, tanto emocionales como intelectuales.

En el caso de la Terapia de Pareja resulta indispensable la presencia de ambos integrantes al momento de la sesión.  La duración de cada encuentro varía acorde a la instancia del tratamiento que se encuentren, desde un mínimo de 70 minutos en adelante, y la frecuencia de sesiones suele ser de una vez a la semana en la mayoría de los casos. El punto de partida es la mejora en la comunicación, definiendo los demás objetivos en los primeros encuentros. Se utilizan técnicas específicas y distintivas de esta modalidad.

Proponemos trabajar juntos en la construcción de estos cambios evolutivos; descubriendo, afrontando y resolviendo lo necesario para propiciar mejoras en su calidad de vida, en el contexto de una nueva armonía.

 

 

Lic Gabriel Romano
Coordinador General
Red Argentina de Salud Mental

Diseño y desarrollo BarcoDG